Ante tanta variedad, hemos escogido un caso de individuo con silla de ruedas que no puede caminar en absoluto. He aquí una serie de trucos para salir airoso de tal experiencia.

1.- Comentar nuestra discapacidad a la hora de comprar el billete. Así se preparan en términos de reserva de asiento, necesidades, etc.

2.- Ya en el mostrador de facturación del aeropuerto, obviamente, comentarlo al auxiliar que nos recoge los billetes. Normalmente nos asignará un asiento con el reposabrazos móvil, cerca de una salida de emergencia (esto ocurre 2 de 10 veces).

3.- Importante. Facturación deberá colocar una “etiqueta identificativa de equipaje” a nuestra silla de ruedas, pues figura como una unidad más de equipaje (aunque sin peso) Es importante, porque ira normalmente en bodega de carga y sin identificación, pudiendo extraviarse fácilmente en una confusión de destinos. Asimismo, a la pregunta de si podemos caminar hasta el asiento, responder en consecuencia. Normalmente, el personal de facturación también, dará aviso informático a su compañía en el aeropuerto de destino, para que tengan previsto nuestra recepción y no nos hagan esperan innecesariamente.

4.- Teóricamente, nos advertirá del tiempo que resta para embarque, avisará a personal de aeropuerto para nuestro traslado a puerta de embarque, y esperaremos por los alrededores.  Las nuevas normas recomiendan que vayamos al punto “amarillo de encuentro”. Desde allí, personal de aeropuerto nos acompañara en todo el proceso. Siempre, deberíamos embarcar los primeros y desembarcaremos los últimos ( si la compañía aérea es suficientemente seria ).

5.- Nos recogerán y nos acompañarán al avión a través del “finger” (tubo directo) o bien mediante una furgoneta, autobús adaptado o “Ambulift” (Ver foto).

Allí nos colocarán en una silla de ruedas muy estrecha (la llaman nº 1. Ver foto), con la cual llegaremos al asiento asignado, en el cual también nos ayudarán a colocarnos. Pocas veces, permitirán que la silla vaya plegada dentro del avión en los espacios para la tripulación. Siempre que pueden, se excusan y la llevan a Bodega de carga. Por esto debe ir identificada.

6.- Si utilizas un cojín de aire (roho, float air, etc…) y te gusta muy inflado, deberás desinflarlo un poco antes de que el avión se eleve, ya que la diferencia de presión en la nave hará que reviente por sobre-hinchamiento.

7.- Normalmente, como sales el ultimo, un auxiliar de aeropuerto con tu silla de ruedas debería estar en la puerta del avión esperándote para efectuar la transferencia de la “silla estrecha nº1” a tu silla propia. Si no fuera así, ocasionalmente, tu silla ha ido a parar con el resto de equipaje y estaría en la sala de la cinta de equipajes del aeropuerto.

Al contratar seguro viaje no olvide de contratar también un seguro médico.

Fuente: http://www.segurodelviajero.com.ar/asistencia/viajar-en-avion-con-discapacidad/