Si vamos a salir de vacaciones con bebés o niños menores de dos años y tenemos pensado el viajar en avión –seguramente por la infinidad de opciones de rutas y tarifas que ofrecen las compañías aéreas– es importante que pensemos en varios detalles como la opción de ruta (si hay escala o no), la reserva de asientos y otros temas que determinarán que el bebé viaje tranquilo como el seguro médico.

Uno o dos días antes del vuelo recomendamos llamar a la aerolínea a fin de realizar nuestra reserva de asiento, mejor si nos tocan los asientos que vienen después de los ejecutivos pues estos suelen contar con mayor espacio para caminar con el bebé, pasearlo o simplemente tener más comodidad para cuidarlo. A veces estos asientos son reservados en la aerolínea para familias con bebés por lo que debemos llamar y comentar que ese es nuestro caso. Al contratar seguro de viaje consulte esta posibilidad.

Si el bebé tiene menos de dos años la compañía no nos obliga a reservarle un asiento de avión, sin embargo, se recomienda llevar una silla para el bebé (la del coche es ideal) pues si en el vuelo hay asientos libres se nos permitirá el poder colocarlo en su silla sin tener que tenerlo todo el tiempo en brazos.

Aparte, algunas preguntas que debemos realizarnos al viajar de vacaciones con bebés son: ¿El bebé pasará su hora de comer en el avión? ¿El vuelo será durante su hora de siesta? ¿Le tendremos que cambiar el pañal? Frente a estas dudas recomendamos darle de todas maneras de comer al niño antes de que esté en el avión ya que durante el vuelo lo ideal es que duerma (muchos bebés se alteran y les hace daño el ruido de las turbinas por más que se les colocan tampones en el oído, por lo que es mejor que viajen dormidos); además es ideal comprar pañales y bolsas descartables.

Si hemos olvidado algo que necesite el bebé como comida y otros, podremos hacer compras en el área de embarque ya que nada de lo que compremos en esta área tendrá que pasar por controles de seguridad en el aeropuerto. Al contratar asistencia al viajero consulte por su bebe.

Finalmente, recomendamos contar durante el viaje con comida para bebé, pañales, ropa para cambiar al bebé, una toalla de mano y toallitas húmedas, una muda para nosotros por si nos ensuciamos, ropa de abrigo, una manta y algunos juguetes. Si viajamos acompañados o solo con el bebé, no temamos pedir ayuda a los tripulantes frente a cualquier inconveniente.

Fuente: http://www.asistenciaviajero.com.ar/noticias/vacaciones-con-bebes-recomendaciones-para-el-vuelo/