No todo está perdido. Incluso cuando todas las aerolíneas especifican que no reembolsarán a sus pasajeros el costo de su boleto en caso de cancelaciones debidas a fenómenos meteorológicos, existen compañías que evitan a los viajeros muchos dolores de cabeza.

Algunas aseguradoras ofrecen un producto conocido como CFAR (cancel for any reason, en inglés) que permite recuperar un gran costo de los vuelos. Recuerde contratar un seguro de viaje para contrarrestar inconvenientes que puedan surgir.

“En general, estos seguros te devuelven tu dinero por cualquier motivo, sin importar cuál sea éste“, explica vía telefónica Igal Rubinstein, director general de Seguros S, una intermediaria que vende a agencias de viaje y compañías turísticas seguros a compañías como Assist Card, Travel ACE, Coris, Allianz Global Assistance y ACE Seguros. La asistencia al viajero prevee cualquier inconveniente.

Sin embargo, Rubinstein advierte que quizá algunos seguros CFAR no contemplen el quiebre de una aerolínea, el caso de tormentas de nieve o huracanes, o que te pidan como condición cancelar 48 horas antes del viaje para que los hoteles y aerolíneas puedan adaptarse. Por ello, hay que leer con detenimiento las condiciones de cada producto.

Otra limitante para muchos viajeros puede ser el costo.

En general, esta clase de seguros cuestan entre 5 y 11% del valor total del viaje. Así, suponiendo que alguien gaste 40 mil pesos en sus vacaciones, deberá desembolsar al menos 2 mil pesos más.

Una opción más para viajar asegurado es pagar los productos que ofrecen algunos bancos a sus tarjetahabientes.

De acuerdo con Pablo Brito, director de Insurance Services American Express México, durante el huracán “Sandy” en Nueva York recibieron 20 llamados por cuestiones de retrasos, reubicación de hoteles e incluso un par por hospitalización.

El seguro Travel Protection, que la compañía ofrece por 180 dólares mensuales (alrededor de 2 mil 300 pesos), cubre los gastos médicos por accidente, el hospedaje y vuelo de un familiar.

Cuando los pasajeros son reubicados en vuelos posteriores o perdidas de conexión cuentan con montos que van de los 300 a los 500 dólares.

De acuerdo con Rubinstein, los seguros bancarios como el de American Express o alguno de los que ofrecen bancos como Santander o Banamex, son una buena opción, pero nunca está de más adquirir también un seguro de viajero con los agentes de viaje desde antes de iniciar la travesía. Al final de cuentas, el viajero irá doblemente protegido.

Toma en cuenta

Todas las pólizas de seguros vienen con excepciones muy específicas. Por ello, no olvides revisar el tiempo de anticipación con el que debes cancelar; generalmente son 48 horas. También resulta en extremo importante si la póliza incluye reembolso for fenómenos meteorológicos y el costo de tu hospedaje en el hotel. Además, las compañías piden que el seguro se contrate el mismo día en el que se compró el viaje. Una última recomendación: por más obvio que parezca, consulta siempre con tu agente de viajes.

http://www.asistenciaalviajero.com.ar/seguro-de-viaje-la-manera-de-estar-protegido-en-vacaciones/