Pasajes: los pasajes más baratos se venden primero, así que mientras antes compres tu pasaje mejor. Si viajas por estudios o por trabajo, puedes consultar en la OIM por pasajes económicos, normalmente un 40% más baratos que lo normal. Lo único que necesitas es un motivo de estudio o trabajo o familiar para ir, y comprar todos los pasajes para el grupo o pareja juntos. Recuerda sacar también el seguro de viajes.

Itinerario: los precios de los pasajes son un problema altamente no lineal. Nunca puedes predecir que pasará, por ejemplo: el precio de un billete de ida es casi igual al precio de un billete de ida y vuelta, o incluso puede ser mas caro. El precio de un billete de mas de 3 meses es mucho mayor que uno de menos de 3 meses. A veces es mas barato ir en avión que por tierra. o viceversa. A veces vale la pena pedir en la agencia distintas combinaciones, etc. Vale la pena buscar por Internet y luego consultar en la agencia y ver si calzan los precios. Lo mismo con la contratación de tu ”asistencia al viajero“.

Lineas aereas alternativas: existe una serie de lineas aereas de bajo costo, que operan desde aeropuertos alternativos a 45min-1hr de las ciudades mas importantes. Definitivamente son una alternativa muy econóomica y puedes ahorrarte un montón de dinero, a veces es bastante más barato que el tren e incluso comparable con un bus. Ojo que las agencias de viaje usualmente no revisan estos.

Ofertas de último minuto: si lo que quieres es viajar y es más o menos urgente, revisa las ofertas de último minuto en las líneas aéreas, tipo viaje relámpago “a donde sea”. Sobre todo en las líneas aéreas de bajo costo.

Guía: para hacer turismo en serio, es imprescindible un libro guía como la lonely planet (dependiendo de la ciudad, hay otras guías también buenas). Rápidamente se pagan por sí mismas con lo que ahorras con los consejos que salen ahí, asegúrate eso sí de que sea una edición actualizada, porque los lugares y precios cambian frecuentemente. Si visitas Chile hay unas guías muy buenas que edita la Editorial Puelche y para otros destinos yo recomiendo la Lonely Planet y en particular si la estadía en una ciudad es de menos de una semana, las ediciones condensadas por ciudad de la Lonely Planet.

Itinerario: la incertidumbre en un itinerario genera costos extra. Mientras más seguro estés de lo que vas a hacer, mejor. De esa forma puedes hacer las reservas con harta anticipación y tener los mejores precios. Por otra parte si te sientes más confiado donde vas, o si tienes cierta experiencia viajando, puedes hacer exactamente lo contrario, aprovechando las oportunidades que se presentan a cada momento, con una planificación solamente general. Esto es posible solamente si tienes experiencia viajando. En todo caso con o sin itinerario tienes que estar atento a las oportunidades que se te presenten y estar dispuesto a modificar tus planes para aprovechar mejor el tiempo.

Equipaje: si viajas por la oficina, dos ternos combinables entre sí no pueden faltar; pero si viajas como turista, viaja con lo mínimo. A nadie le importará que tu pantalón no esté planchado y lo usaste dos días seguidos.

Los remedios: si requieres alguno, aunque solo sea ocacionalmente, consíguete una receta y cómpralo en tu país de origen. En otros países puede que no lo encuentres o se venda con otro nombre comercial y no te acuerdes del nombre del compuesto activo principal.

Pasaporte: revisa la fecha de expiración de tu pasaporte, y lleva tu cédula de identidad por si acaso. El pasaporte debería tener siempre al menos 6 meses más de la fecha donde estás viajando, incluso si el viaje es más corto que eso.

En el aeropuerto

Bolsos: una maleta con ruedas y manilla es lo mejor para el equipaje mayor, porque normalmente es muy pesado. Una mochila tiene demasiados tirantes y cosas que se pueden enganchar, así que si andas con una mochila grande, mejor envuélvela en plástico antes del check-in y ordénale bien los tirantes para que no se rompa nada. El bolso de mano mejor que sea una mochila para salir a recorrer con una botella de agua y un poco de comida dentro.

Compras: en varios aeropuertos se puede comprar duty-free a la salida, y luego retirarlo a la vuelta, así no tienes que andar con las cosas. La mayoría de las cosas normales son carísimas, sólo las cosas cuyo precio es mayoritariamente impuesto: licores y cigarrillos valen mucho la pena.

Los bolsos se pierden: asegúrate de que no andas con nada de valor en el equipaje que va abajo del avión, porque ese equipaje frecuentemente se pierde (más frecuentemente de lo que uno esperaría) y te pagan una indemnización por kilo. El seguro de viaje puede salvarte.

Equipaje enviado a otro lugar: si envían tu equipaje a otro lugar, puede que demore 2-3 días en volver o que nunca llegue, exije 100 dólares al menos por cada día que pases sin equipaje, exijelo hasta que te lo den, porque normalmente lo hacen y obviamente estar sin equipaje te genera costos.

Aduana e inmigración

Actitud: no puedes poner mucha cara de preocupación ni ponerte nervioso, asegúrate simplemente de que cumples con todas las regulaciones posibles y de que no llevas nada ilegal, eso incluye en muchos casos frutas y verduras.

Cosas cortantes: el típico necessaire de viaje puede ser un arma mortal para los oficiales de seguridad de los aeropuertos. Mira que tú, con esa cara inocentona, podrías esconder un asesino en potencia que subyugara a los otros 120 pasajeros armado con tu afilado cortauñas y tu entrenamiento en las cavernas de Akhinostán. Revisa que no lleves cortauñas, pinzas, incluso pinzas chicas, matacolas, todo, envuelve todas esas cosas y ponlas bien adentro del bolso grande que va abajo.

No bromear: la gente se toma las bromas en serio, no es el momento y el lugar para bromear y los oficiales de inmigración no son escogidos para el trabajo precisamente por su sentido del humor.

No enojarse: no te enojes. Si te hacen abrir tu bolso, etc., no te enojes, simplemente déjalos, no se gana nada con enojarse y tampoco tiene sentido, son los costos del miedo, y al miedo no hay que oponer ira.

En el avión

Tomar el periódico: al llegar al avión si ofrecen periódicos toma uno del país de destino, para que sepas a que te enfrentarás, que cosas están pasando y ver si como viene la cosa. De todas formas la información es relativa ya que no sabes a qué ideología responde.

Asiento: pasillo, para mejor movilidad, poder pararse cuando uno quiera, e igual puede mirar por la ventana. También hay un sitio que lista los mejores asientos. Por ejemplo en clase turista la primera fila tiene más espacio que el resto, pero como hay una pared si bien tienes más espacio para las rodillas no te puedes estirar. Por otra parte, los asientos de la fila de salida de emergencia también tienen más espacio, pero fíjate que se puedan reclinar. Cuando contrates seguro de viaje podras informarte al respecto.

Sin zapatos: para viajes largos en avión, incluir zapatillas de levantarse dentro del equipaje de mano: los pies se hinchan al tenerlos tantas horas hacia abajo. En varios aviones en los viajes largos te dan unos calcetines extra, la idea es que te sacas los zapatos y te pones esos a guisa de pantuflas.

Comida vegetariana: tiene varias ventajas: primero, no es tan grasienta como la otra comida, lo que ayuda a dormir mejor, segundo, las comidas especiales se sirven normalmente antes, asi que te sirven primero. Para comprobarlo busca la secuencia VGML en tu tarjeta de embarque, recuerda pedirlo durante el checkin o antes. También puedes pedir un menú liviano, etc, sobre todo pensando que en algunos casos la comida de avión es pésima y muy pesada y grasosa.

Dormir: algunas cosas te pueden ayudar a dormir en un avión, como esos protectores para los ojos (mapaches), tapones para los oídos y una almohada inflable para que no se te vaya la cabeza hacia los lados. Esas tres cosas juntas ayudan un montón a descansar y aumentan tus posibilidades de dormir. Cuando contrates seguro médico podrás informarte sobre estos temas.

No dormir: si no puedes dormir en el avión, es mejor que endereces tu asiento y escuches música o escribas o leas o converses o simplemente no hagas nada, lo peor de lo peor es estar horas intentando dormir sin dormir. Emborracharse no ayuda mucho porque con el movimiento te mareas. Siéntate un rato e intentalo más tarde.

Cambiar de asiento: cuando cierran las puertas y todo el mundo esté sentado, mira a tu alrededor y ve si hay algún asiento mejor que el tuyo libre. A veces hay. Cámbiate de inmediato con las cosas que llevas en la mano. Luego después del despegue mueve tus cosas del compartimento superior como chaquetas o bolsos que hayas guardado ahí.

Fuente:http://www.asistenciaviajero.com.ar/noticias/planificar-un-viaje-parte-1/?preview=true