Ignacio Lucero tiene 38 años y su familia ha abierto una cuenta para recaudar dinero para pagar la recuperación del mendocino.

Ignacio Lucero tiene 38 años y es andinista desde hace más de 20. De hecho, su pasión por este deporte lo llevó a intentar desafiar los 8 mil metros de uno de los montes más altos de la cordillera del Himalaya (Nepal), el Manaslu.

Pero luego de instalarse algunos días en esta alejada región y definir la expedición que lo acompañaría a su travesía, sufrió un infarto a más de cinco mil metros de altura.

Ahora, luego de recibir la noticia de que Ignacio fue rescatado y se encuentra en terapia intensiva en un hospital de aquel país, su familia pide la colaboración de todos los mendocinos, pues para cubrir los gastos que requerirá su recuperación será necesario recaudar alrededor de 30 mil dólares.

Por eso, quienes deseen ayudar podrán depositar su aporte a la cuenta del banco Galicia N° 4031960-0081-5(caja de ahorro en pesos) – CBU: 00700818-30004031960051, a nombre de su mamá, María Haydeé Poggi.

Los momentos que viven los familiares de Ignacio son de desesperación. Ellos saben que desde hace tres días, él se encuentra estable, pero en una sala de terapia intensiva del Shahid Gangalal Nacional Heart Center, un centro cardiológico ubicado en la ciudad de Katmandú.

Tras sufrir el infarto, el joven quedó con parte de su corazón necrosado, por lo que la cuenta regresiva para operarlo es inminente. Pero antes de eso, los médicos del lugar deberán efectuar todos los estudios pertinentes y para eso es indispensable que los seres más cercanos de Ignacio estén presentes.

“Ni bien nos enteramos de lo ocurrido, a través de un mensaje de voz que él dejó a su amigo Pablo, nos pusimos en contacto con la Embajada de Paquistán, que a la vez facilitó el camino para comunicarnos con otras embajadas y estar al tanto de todo”, explicó Mariana Alvarado (35), pareja de Ignacio.

La última vez que la joven habló con su novio fue hace diez días, cuando éste había llegado al campamento base a más de cinco mil metros de altura. “Lo último que me dijo en una comunicación satelital por teléfono fue que se sentía mal, como si tuviera gripe y que estaba tomando antibióticos”, contó Mariana a Los Andes.

Mañana, ella viajará a Buenos Aires para luego tomar el avión que la dejará en Katmandú el lunes. Si bien el servicio de emergencia que el joven tenía contratado para sus viajes (Assist-Card) cubrió las primeras 24 horas de la internación, él lleva tres días bajo cuidados intensivos y si todo sale bien, tendrá que quedarse al menos diez días más luego de la intervención de riesgo.

Medicamentos y estudios médicos como así también la cobertura que implica una cirugía de esa magnitud sumado al traslado en un avión sanitario que lo traiga de regreso a la provincia, son sólo una parte los gastos que deberá afrontar la familia.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/notas/2011/10/8/piden-ayuda-para-andinista-sufrio-infarto-nepal-598715.asp