Tras el reciente cierre sorpresivo de la aerolínea uruguaya Pluna, varias agencias de viajes quedaron a la deriva con paquetes y viajes en los que incluían los servicios de la línea aérea desaparecida. El cierre se confirmó a comienzos del mes de julio, tras una reunión entre los ministros uruguayos de Economía, Fernando Lorenzo, y de Transporte, Enrique Pintado, con el vicepresidente Danilo Astori y los líderes de las principales fuerzas políticas del país vecino. Luego, tras un comunicado, Pluna informó que la decisión “fue impulsada por la situación económico-financiera de la empresa que hace imposible asegurar una adecuada operación” y que durante los días posteriores “asignará todos sus recursos disponibles para contactar a los pasajeros afectados por estas circunstancias” a efectos de buscarle “la mejor solución posible”. El anunció fue al cumplirse 48 horas de huelga de sus trabajadores en reclamo de información sobre los planes a futuro de la empresa y la búsqueda de un socio capitalista que se hiciera cargo del paquete del 75 % de las acciones que estaban en venta. Ante el repentino cierre, hubo pasajeros que se quedaron con sus pasajes en la mano y sin un amparo, o solución para poder concretar los viajes. Las personas afectadas por el cierre de la compañía, iniciarán demandas civiles y penales en contra de los directivos de la aerolínea.

En busca de garantías Operadores y agencias de viajes de varios países de Latinoamérica también se vieron afectados. Así fue que las agencias brasileñas, argentinas y chilenas ahora piden un fondo de garantía tras el cierre de Pluna, al que deben sumar Sol del Paraguay, que cesó sus vuelos a inicios de agosto. Desde Brasil, la Asociación de Agencias de Viajes (ABAV) ha pedido a la Agencia Nacional de Aviación Civil (ANAC) la creación de un fondo de garantía para evitar casos como el de Pluna, o Aerosur. Al pedido se sumaron las asociaciones de Argentina y Chile. Las agencias ven en el cierre de Pluna el fantasma del caso Spanair, según los reclamos de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (AAAVyT) y de la Asociación Chilena de Empresas de Turismo (ACHET). La preocupación de la asociación brasileña, además del caso de la aerolínea uruguaya, también lo es por otras quiebras de aerolíneas ocurridas, tanto en Brasil, como en otros países. La ABAV considera que la ANAC deberá intervenir debido a que la IATA, sólo se ocupa de los intereses de las compañías aéreas, y no de la sociedad civil. “La actuación de la Embajada y de la ANAC será necesaria porque cientos de agencias de turismo brasileñas pueden verse afectadas por una situación ocasionada por una compañía aérea que no tenía garantías financieras para cubrir sus operaciones en Brasil”, según ha afirmado el presidente de ABAV, Antonio Azevedo en un comunicado. Por otro lado advierte que las agencias de viajes no podrán practicar los reembolsos ya que son “sólo intermediarios en la emisión de pasajes de las compañías aéreas, las cuales reciben los importes pagados y ejecutan el transporte”. Las agencias argentinas se suman a la reclamación de un fondo de garantía ante ceses aéreos.

 

 

 

 

 

 

Argentina también exige La Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (AAAVyT) manifestó su profunda preocupación por el cierre inesperado de la línea aérea Pluna y pide un seguro que cubra a los pasajeros ante los ceses de operaciones de las aerolíneas. El presidente de AAAVyT, Fabricio Di Giambattista, habló con Mensajero y manifestó que “Esto es un hecho histórico, desde siempre se demanda una garantía respecto de los servicios que brindan las compañías aéreas ante una eventualidad de quiebra o de cese de vuelos”, además señaló que desde la Asociación han elevado distintas propuestas, sobre todo a IATA, para la implementación de algún tipo de garantía que resguarde, sobre todo, al consumidor, y obviamente a los intermediarios como las agencias de viajes u operadores que son víctimas comerciales carentes de cualquier derecho frente al creador del daño, “la realidad es que el mecanismo que hoy está funcionando a través de IATA no sirve”, decía Di Giambattista. Por tal motivo, la Asociación indica que el cierre de Pluna “se suma al ocurrido en el mes de abril, con la línea boliviana Aerosur y Sol del Paraguay, poniendo una vez más en manifiesto la debilidad y falta de controles que aquejan al mercado aerocomercial en el mundo, dejando en desprotección a miles de pasajeros”. Y continuaron “esta situación nos pone una vez más en la necesidad de contar con un seguro como el propuesto por nuestra institución para que resguarde a los pasajeros y de esta forma no se encuentren permanentemente expuestos a los problemas de la industria aérea internacional”, además sostuvieron que “es altamente preocupante que mientras las líneas aéreas nucleadas en IATA exigen a los Agentes de Viajes en nuestro mercado niveles cada vez más altos de garantías para la emisión de pasajes aéreos, las agencias de viajes y los pasajeros están cada vez más desprotegidos ante la emisión de dichos pasajes, sin ninguna garantía de que el servicio será prestado o su valor reintegrado”. Desde el lado chileno, ACHET también hizo una dura crítica a IATA por los percances sufridos por los pasajeros tras la suspensión de vuelos de las aerolíneas mencionadas. Acusaron a la entidad de velar “sólo por los intereses de los propietarios de las empresas de transporte aéreo” y de tener una actitud negligente frente a este tipo de problemas. Pasos a seguir En los primeros días de septiembre, se llevará a cabo una reunión en el Congreso de ACHET, en Valdivia,con la participación de todas las asociaciones nacionales de Latinoamérica, como Uruguay, Chile, Brasil, Argentina, Bolivia,entre otros. En él se expondrán los temas que preocupan al sector, para luego trabajarlos en conjunto. Sin lugar a dudas el fondo de garantías será tema prioritario de debate “vamos a llevar nuestra propuesta y a exhortar, a que se trabaje el tema” dijo Di Giambattista.

 

 

 

 

 

Europa lo rechazó Desde el viejo continente reclamaron el mismo fondo de garantías, tras el cierre de Spanair, que cubriese las contingencias de los cierres de aerolíneas. Debido a esto, en España, desde la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) se ha llevado a cabo un reclamo al sector aéreo para la instauración de un fondo de garantías. Dicho reclamo fue desestimado por la Administración española con el argumento de que no se pueden tomar estas medidas a nivel local porque se trata de una actividad global.

Póliza en camino Desde enero de este año la AAAVyT se encuentra trabajando en la creación de una póliza que cubra el riesgo ante una situación de quiebra o suspensión de vuelos. “Algo tenemos que hacer, que dependa de nosotros, al márgen de lo que se pueda gestionar en común, y estamos trabajando en el último proceso para materializar lo que tiene que ver con plasmar esa necesidad. Ya gestionar la póliza que está presentando en la Superintendencia de Seguros. Y tenemos el trabajo de campo hecho, ya está diagramado, faltan ultimar algunos detalles, pero ya está encarado” adelantó el presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo Di Giambattista.

Fuente: http://www.mensajeroweb.com.ar/index.php?x=nota/112935/1/la-region-pide-garantias