Con la revaluación del peso, el negocio de los seguros médicos para turistas crece a tasas del 30% anual. La ola de fusiones y adquisiciones llegó al negocio de asistencia para viajeros. En la última semana, se anunció la venta de Assist-Card al grupo asegurador norteamericano Starr Internacional, en un monto cercano a los US$ 80 millones.

Assist-Card es una multinacional -tiene centros de asistencia en Madrid, Ho Chi Minh, Miami, Bogotá, Lima, San Pablo, Seúl y Buenos Aires-, pero con un fuerte vínculo con la Argentina. Y, de hecho, su CEO es la argentina Alexia Keglevich, que, pese al cambio de accionista, seguirá al frente de la empresa. “Entre las dos compañías hay una gran complementación. Assist-Card es líder en Sudamérica y muy fuerte en servicios, mientras que Starr aporta su experiencia en seguros y productos de riesgo y su presencia en Estados Unidos, Europa y Asia”, explicaron en la oficina porteña de Assist-Card.

Mercado concentrado

De acuerdo con las estimaciones que manejan las empresas del sector, el negocio de los seguros para viajeros en la Argentina mueve más de 200 millones de pesos anuales y viene creciendo a una tasa superior al 30% anual de la mano de la expansión de la industria del turismo. Assist-Card y el grupo Imas (Universal Assistance y Travel Ace) controlan juntos más del 80% del negocio, mientras que un escalón más atrás se ubican Europ Assistance (la empresa controlada por el grupo Werthein) y la francesa Coris. Al mercado, además, se acaba de sumar la compañía de medicina prepaga Omint, que lanzó su servicio de asistencia al viajero denominado Premium Assistance. “El negocio de asistencia al viajero no es fácil de mediar, ya que a los jugadores tradicionales hay que sumar a las tarjetas de crédito y a las empresas de medicina prepaga, que también tienen convenios con los principales operadores de asistencia al viajero”, reconocen desde la empresa Assist-Card.

Temporada alta

Las empresas del rubro son muy optimistas para la temporada alta que está por comenzar. De la mano de la revaluación del peso vía inflación, viajar al exterior volvió a ser una opción cada vez más popular, mientras que los controles para la compra de dólares que amenazaban con tener un impacto en el turismo internacional se fueron flexibilizando. “Si bien el negocio se desestacionalizó bastante en el último tiempo, el período enero-marzo continúa representando el pico de ventas. Esta temporada había comenzado con algunas dudas por las restricciones en el mercado de cambios, pero el tema se fue calmando y las reservas no se cayeron, con lo cual somos muy optimistas y esperamos un crecimiento del 20% con respecto al año pasado”, señaló Diego Barón, director Regional de Marketing y Publicidad en Universal Assistance.

Efecto mediático

En la industria pronostican que la tendencia al crecimiento se mantendrá, gracias a la popularización del servicio entre la clase media. “Las noticias vinculadas con el tema salud nos juegan a favor. Primero, fue la gripe porcina y después la sucesión de fenómenos naturales, como los terremotos y tsunamis, que nos sirven para que la gente tome conciencia de la importancia de viajar con un seguro médico, y a esto se suma la repercusión en los medios que tuvieron algunos casos de argentinos con problemas de salud en el exterior, que redundan en una mayor conciencia de la gente que está por viajar”, reconoció Barón. A estos factores se suman las restricciones que aplican cada vez más países a la hora de permitir el ingreso de turistas extranjeros que no tienen cobertura médica. En este sentido, se destacan los casos de Cuba y de varias naciones de la Unión Europea, que en la actualidad no están permitiendo el ingreso de pasajeros que no cuenten con un servicio de asistencia médica.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1435105-la-pelea-por-proteger-a-los-viajeros