Un viaje largo doméstico o vuelo internacional puede un adelanto de viaje de negocios, una vacación esperada o un fin de semana de feriados. Esta guía te ayudará para que tengas el tiempo a tu favor, estés cómodo y sin dolores, para ti y todos los viajeros.

Reserva un buen asiento. No importa la clase y precio en el que estés, algunos asientos son superiores a otros. Escoge un área aislada o las salidas de emergencia para estirar las piernas, también una ventana si quieres dormir. Es común que en los vuelos largos hagan colas, y las personas que caminen a lo largo del lugar te golpeen la cabeza o hagan ruidos. También, mantén en cuenta que el sonido y la luz que emana de la puerta puede ser molestosa; particularmente si tratas de dormir.

 

Si planeas dormir ve preparado. Lleva contigo una almohada para viajar o un sujetador de cabeza; evita los que se inflan.

Lleva algo para entretenerte. En algunos casos las películas no empiezan hasta determinada hora, o la selección de música no es de tu gusto, así que lleva tu iPod (una noche antes descarga todas las canciones que puedas o películas que aún no viste), iPhone, iPad, Nintendo DS o reproductor de CD. Además no te olvides de un buen libro o un juego portátil.

No mires el tiempo que transcurre durante el viaje. Si lo haces el viaje te parecerá eterno si miras el reloj y te das cuenta que no paso mucho tiempo. No te fijes el reloj regularmente y evita mirar el mapa en el que puedas ver la posición del avión.

Si es posible, viaja con una aerolínea que ofrezca AVOD (Audio Video en Demanda) que es una pequeña pantalla en frente de tu asiento que te permite escoger que quieres ver, escuchar o jugar.

Lleva tus propios audífonos. Los audífonos disponibles (no importa si son tuyos o los del avión) son de calidad inferior. Los que evitan sonidos y los audífonos aéreos son los indicados, además que ayudan a bloquear otros sonidos.

Minimiza tu equipaje de mano. Una mochila es más que suficiente, además que será más fácil de colocar en los compartimientos superiores o por debajo del asiento, comparando una pequeña con una para escalar.

Lleva un cepillo de dientes, y todo lo necesario que no sea líquido o en gel, para refrescarte o asearte antes de llegar a tu destino. Las personas que te esperan, y los de tu alrededor, te lo agradecerán.

Contacta a las personas de la aerolínea si es que dan comida gratis o puedes pedir cierto tipo de comida. Muchas aerolíneas ofrecen comida vegetariana, Kosher, Halal y muchas comidas “especiales” si lo haces con días de anticipación ya que tendrán que preparar tu comida especial, que es mucho mejor que la regular. Además, los pasajeros con alimentación especial son, en la mayoría de los casos, a los que primero les sirven. Si la aerolínea en la que viajas no ofrece comida gratis asegúrate de llevar la tuya o comprarla en el aeropuerto.

Muévete. Esto es importante para los viajes largos, evitarás tener problemas de circulación en tu cuerpo. Algunas aerolíneas ofrecen un manual con ejercicios (como rotación de tobillos o estiramiento de brazos). El estiramiento de medio vuelo en vuelos de noche es un momento en el que aprovecharás para hacerlo por unos minutos. En algunos aviones hay una pequeña cabina en los que los puedes hacer.

  1. Opta por sentarte cerca de la parte trasera de la maquinaria del avión, si no te molesta el sonido que está hace. Algunos aviones, como el Boeing 747, tienen un área larga por detrás del asiento que te da el espacio suficiente para estirarte.
  •  Sin embargo, no te sientes en la parte trasera ya que habrán sonidos y olores de las personas que usan el baño u otras partes cercanas del avión.

Participa en el video ejercicio del avión, si es que tiene uno. Estos están designados para ayudar a la circulación sanguínea y reducen la fatiga. Si tu vuelo no incluye este video, aún puedes hacer tus propios ejercicios y estiramientos.

  1. Toma los pasos para protegerte del aire seco dentro del avión. El ambiente en el avión puede ser seco y deshidratarte Toma mucha agua. Aunque se lo puedes pedir a las aeromozas es importante que lleves una cantidad contigo. Puedes comprar agua embotellada una vez que pases las revisiones de seguridad o llevar una botella vacía y llenarla de una fuente. Recuerda que nunca debes tomar el agua de los baños del avión, puede tener bacterias.
  •  Lleva colirio (lo más seguro es que en Seguridad lo revisen) cuando sientas que tus ojos están secos. Si no puedes hacerlo solo, pide la ayuda del personal del avión.
  • Lleva gel nasal cuando sea difícil respirar por las fosas nasales. El gel nasal puedes comprarlo en farmacias, te ayudará a mantener húmeda las fosas nasales y por lo tanto podrás respirar mejor. Aplícalo en el baño y después lávate las manos. Puedes colocarte un algodón a la mitad de las fosas nasales. Puede que no tenga un buen aspecto, pero evitará que tu nariz se seque.
  • Lleva bálsamo de labios y úsalo para evitar que se sequen. Puedes colocarte mantequilla de cocoa si tu piel se seca fácilmente.