Al viajar no solo tenemos que cubrirnos con un seguro de viaje sino también saber con el clima que nos vamos a encontrar cuando arribemos al sitio elegido.

Venecia posee clima mediterráneo. Con inviernos suaves y veranos muy calurosos. El viento sirocco que sopla desde el sur lleva a la ciudad mucho calor y humedad. Es un clima bastante cambiante a lo largo del año, convirtiéndose en un factor a tener en cuenta para organizar nuestro viaje.

Entre mayo y septiembre el clima es cálido, con ocasionales tormentas fuertes. La temperatura media en verano oscila entre 25-29ºC. Julio es el mes más caluroso llegando a registrar temperaturas de 40ºC. Como la humedad es muy elevada la sensación de sofoco es muy alta.

En invierno las temperaturas medias están entre 6-10ºC. Es muy lluvioso y en ocasiones nieva, aunque no es lo habitual. Las nieblas son comunes y causan el corte de servicios de vaporetto y transporte público, pero eso no es un problema en esta ciudad.

Las inundaciones que sufre Venecia son conocidas como Agua Alta, es un fenómeno bastante frecuente especialmente en primavera, otoño e invierno. En noviembre es casi diario, y llega a afectar hasta el 96% de la ciudad.

No olvides tu chubasquero, tus botas para agua y zapatos cómodos. Son las claves para tu maleta.

La isla de La Palma es conocida por su clima excelente, como el resto del archipiélago Canario. Aquí, dada la escasa extensión de la isla y lo abrupto de su relieve se puede decir que es como un pequeño continente, y si el clima está mal puedes cambiar de vertiente y encontrar tiempo perfecto.

Durante todo el año el clima es templado, con una media de 20º. Las temperaturas varían entre 20ºC y 21ºC en enero y de 26ºC a 28ºC en agosto, acompañadas por una temperatura de las aguas que va desde los 18ºC de febrero a los 23ºC de agosto.

Los vientos alisios de noreste refrescan la isla y traen lluvias que son más escasas en la zona oeste y producen una exuberante vegetación. Gracias a este fenómeno es la única isla canaria que se autoabastece de agua.

La Calima o Levante llega a La Palma una o dos veces al año soplando, durante no más de 3 días, un viento seco que trae polvo del Sahara. En la costa no se elevan tanto las temperaturas gracias a la influencia del mar. El clima puede variar radicalmente en poco tiempo, por eso te aconsejamos que no olvides llevar alguna ropa de abrigo liviana y, si vas a la montaña, ropas impermeables.

Recuerde contratar un seguro de viaje para contrarrestar inconvenientes que puedan surgir.

http://www.segurodelviajero.com.ar/asistencia/clima-de-venecia-y-la-isla-de-la-palma/